martes, 24 de octubre de 2017

La Guardia Mora

La Guardia Mora fue una unidad de élite de origen marroquí que hizo las veces de guardia personal del General Franco.

Origen

Tiene sus orígenes en la Guerra civil española, después de que el general Francisco Franco se convirtiera en comandante del Ejército de África. Al frente de esta unidad, Franco logró trasladarse al otro lado del Estrecho de Gibraltar, desde donde sus unidades comenzaron a avanzar hacia Madrid.




Misiones

Las unidades Moras de la Guardia de Franco tenían sus propias cocinas y cocineros que preparaban las comidas conforme a la doctrina Coránica. Un oficial moro de segunda, Caid, equivalente a Alférez, se encargaba de los temas de fe y mediaba entre sus hombres y los mandos.

El Escuadrón de Caballería estaba ubicado en el Cuartel del Conde Duque en Madrid. Cada semana partía una sección hacia el Palacio del Pardo para los servicios de Guardia a pie en 3 garitas y a caballo en la Puerta principal del Palacio. Durante el mes del Ramadán era sustituido por tropa europea, concretamente de la sección de caballería de la compañía de la Guardia Civil. En 1969 al ser cedido el Cuartel del Conde Duque al Ayuntamiento, paso el escuadrón, sin tropa mora desde 1958, a un nuevo cuartel en el Pardo.

La instrucción a caballo se realizaba en la Casa de Campo hasta que se pasó a realizar en el nuevo cuartel del Pardo, pero esto no lo vieron los soldados moros. El Escuadrón debía proporcionar una pareja a caballo con uniforme de gala en las garitas que flanqueaban la entrada del Palacio armados con lanza. 

Otra pareja, pero a pie con el mismo uniforme que la montada algo más retrasada, armada con Máuser mod.1943, machete mod.1941 y correa portafusil blanca, sin correaje ni cartucheras. Un quinto hombre hacia guardia en una garita al lado de la Capilla del Palacio. También un cabo del Escuadrón con uniforme de Gala hacia los relevos de las guardias.

La Pareja de Lanceros de Gala de la Entrada se retiraba al llegar la noche, hacían turnos de guardia de dos horas, los restantes puestos se seguían cubriendo pero cambiando la uniformidad a guerrera, breeches, botas altas de montar, correaje con 90 disparos y correa portafusil negra.

Otras misiones del Escuadrón eran la escolta de Franco en actos oficiales y el rendir honores en la entrega de cartas credenciales de nuevos Embajadores. En estos casos salían del Cuartel del Conde Duque y atravesaban las calles de la Capital hasta el Ministerio de Asuntos Exteriores en el Palacio de Santa Cruz, el Diplomático se subía a una carroza de época y lo escoltaban cruzaban la Plaza Mayor hasta el Palacio de Oriente donde el nuevo Embajador entregaba sus cartas credenciales. Al acabar el acto volvían al punto inicial.

La compañía de Fusileros Moros se turnaba con las otras dos en los servicios de guardia exterior. Cada día entraba de guardia una compañía en servicios de 24 horas.

El Final

La independencia de Marruecos significó la desaparición de este cuerpo singular. Los soldados, hasta la fecha españoles, pasaron al servicio del independiente Reino de Marruecos. Algunos optaron por causar baja cómo soldados, siendo indemnizados. Otros llegaron a cambiarse el nombre, conservando sólo los apellidos árabes.

Esta fuerza fue sustituida por tropa voluntaria procedente de los Regimientos de Caballería de Valladolid, Sevilla y Valencia. Después de finalizar su servicio militar se les dio la opción de convertirse en profesionales tras superar las oportunas pruebas.

Organización del regimiento: 

I Grupo, Guardia de Honor Exterior:

- Unidad 1. Compañía de Fusileros.
- Unidad 2. Compañía de Fusileros.
- Unidad 3. Compañía de Fusileros.
- Unidad 4. Compañía de Destinos.
- Unidad 5. Escuadrón de Caballería.

II Grupo, Guardia de Honor Interior:

- Unidad 6. Compañía de Piqueros guardia interior
- Unidad 7. Compañía Guardia Civil:
7.1 Sección escolta personal e información.
7.2. Dos secciones de infantería.
7.3 Sección de caballería.

III Grupo, Unidades Varias:

- Unidad 8. Motorizada
- Unidad 9. Ingenieros Transmisiones
- Unidad 10. Música.

jueves, 11 de mayo de 2017

Julio Salvador Díaz-Benjumea

Julio Salvador y Díaz-Benjumea fue un militar y político español.

Nació en Cádiz el 22 de mayo de 1910. Durante su juventud ingresó en la Academia de Infantería de Toledo, donde obtuvo el grado de teniente en 1928. Al producirse el golpe de estado de 1936, que después daría paso a la Guerra Civil se unió al bando sublevado

Número uno de la cuarta y última promoción de Aviación de anteguerra, estaba destinado como teniente en el Grupo Breguet 19 de Tablada en julio de 1936. Pronto destacó con los cazas "Nieuport 52" que fue en­tregando el Parque Regional del Sur y después con los "Heinkel 51" importados de Alemania, aunque su consagración definitiva la lograría con los Fiat "CR­32", una de cuyas escuadrillas mandó desde mayo de 1937 al 3 de octubre de 1938. Derribado en esta fecha en el sector del Ebro, permaneció prisionero en Cataluña hasta febrero de 1939.

Máximo derribador en la Guerra Civil, después de Morato, con 23 aviones y un globo abatidos, voló en guerra 1.066 horas, con unos promedios de 38 horas y 20 servicios por mes activo, casi iguales a los de Salas.

Destinado en la posguerra al Grupo Fiat de Tablada, asume pronto la jefatura de la Escuela de Caza, que deja transitoriamente en 1942 para relevar a Salas en Rusia. Vuelve a Morón a finales de este año y allí forma a todos los aviadores españoles de caza durante una década.

Nombrado agregado aéreo en Washington en los momentos de aproximación entre España y los Estados Unidos, fue posterior­mente director de la Academia General del Aire, jefe de las Fuerzas Aéreas de la Defensa y segundo jefe del Alto Estado Mayor. En 1969 fue nombrado ministro del Aire y en 1970 ascendió a teniente general.

Ha sido condecorado con las Medallas Militar y Aérea y un ascenso por méritos de guerra.

El general Díaz-Benjumea falleció el 22 de junio de 1987 a los 77 años de edad.


martes, 11 de abril de 2017

Salvador Moreno Fernández

Ingresó en 1903 como aspirante de Marina, logrando en 1908 el rango de Oficial de la Marina. Gentilhombre de cámara con ejercicio del Rey Alfonso XIII desde 1927. Tras desempeñar el cargo de Jefe de la Base Naval de Ríos, en Vigo, en 1933 se le asignó el mando del Buque-Escuela Juan Sebastián Elcano.

Se incorporó inmediatamente a la sublevación militar en el Arsenal de Ferrol, consiguiendo apoderarse del crucero Almirante Cervera, que se encontraba fondeado en el puerto de Ferrol controlado por oficiales, marinería y civiles contrarios a la sublevación, subió al crucero sólo y sin escolta, como así se le requirió desde el buque, consiguiendo disuadir a la tripulación y tomar él el control del mismo. Por este hecho se le concedería en 1939 la Cruz Laureada de San Fernando.

Siendo capitán de Fragata, se hizo a la mar al mando del Crucero Almirante Cervera donde tuvo gran protagonismo en operaciones marítimas del Frente Norte. La primera misión fue acudir a Gijón en auxilio de los militares ahí sublevados, estos se hallaban sitiados en los cuarteles de Zapadores y Simancas, a los que ayudaba cañoneando objetivos solicitados por ellos, especialmente en los alrededores de los cuarteles los sitiados. La eficacia militar de esos cañoneos no fue nunca muy grande, pero sí la impresión que causaban en la moral de los sitiados.

Después, pasó a mandar el crucero Canarias, dentro de las operaciones en el Mediterráneo y el Atlántico, donde también obtuvo importantes éxitos. Es de destacar que al mando del Canarias participó en la Batalla de Machichaco donde recogió e hizo prisioneros a los 20 supervivientes del bou Nabarra, que unos meses después fueron juzgados en Consejo de Guerra y condenados a muerte, pero la intercesión directa ante el general Franco del Comandante Salvador Moreno, impresionado por el valor demostrado por la tripulación del Nabarra, hizo que Franco les indultara y les pusiera en libertad en reconocimiento a su valentía.

En 1937 fue nombrado segundo Jefe de Estado Mayor de la Armada, y en agosto de 1939 fue proclamado Ministro de Marina, cargo que desempeñó en dos etapas (1939-45 y 1951-57). Fue el encargado de acometer la reconstrucción de la Armada española tras la Guerra Civil.

En su papel de Ministro de Marina, fue uno de los altos cargos del régimen que más insistió para que España no tomase parte en la Segunda Guerra Mundial. De hecho, él y el entonces Capitán de Fragata Luis Carrero Blanco redactaron en 1940 el informe que desaconsejaba la intervención española en el conflicto, y que a la postre resultó decisivo para que no se produjese.

Ascendido a Almirante en 1950. En 1951 le fue concedida la gran cruz del Mérito Aeronáutico.

Fue también caballero de la Orden de San Lázaro de Jerusalén. Fallece en 1966 y está enterrado en el Panteón de Marinos Ilustres de San Fernando (Cádiz).